Yoigo, Phonehouse, Simyo y los Smartphones.

Os cuento mis peripecias de este año con la telefonía móvil:

Yo era de Yoigo, y estaba bastante contento (verdad verdadera): tarifas baratas (8 o 12 cent/min), bajo consumo mínimo mensual (6 euros) y conexión a Internet por 1,2 euros/día como máximo cuando me hacía falta.

Entonces se me antoja un smartphone de esos (un Samsung Galaxy S en concreto, y es que yo cuando me antojo…), y veo que Yoigo da este movil a nuevos clientes por unos 100 euros con una tarifa baratita. Llamo a Yoigo pero me dicen que esto es para nuevos clientes, que para los que somos clientes fieles no, aunque llevemos varios de años en Yoigo y aunque nunca hayamos pedido un movil nuevo. Les ofrezco contratar con permanencia la tarifa de datos del 8 (500MB/mes por 8 euros/mes), pero nada.

Así que me cambio a Simyo: tarifa más barata (6 cent/min), más o menos igual consumo mínimo (~7 euros), sin permanencia y ¡sorpresa! 300MB de datos incluidos (ellos dicen “gratis”). 300MB es de sobra para mi consumo mensual en el móvil, así que estoy contento, pero sigo antojado del Galaxy S.

Dos meses después veo que Phone House ofrece el Galaxy S por unos 120 euros con contrato con Yoigo e intento hacer una nueva portabilidad. La portabilidad es rechazada y me echan la bronca: que he usado la picaresca de darme de baja de Yoigo para luego darme de alta y beneficiarme de la oferta. Yo hacía años que agoté mi permanencia con Yoigo, y me di de baja antes de que Phonehouse sacara la oferta, por lo que me siento bastante mal tratado por Yoigo y por Phonehouse.

Entonces empiezo a echar cuentas y calcular cual sería el coste total más bajo durante un periodo de 18 meses (lo que suele durar una permanencia) consiguiendo un Galaxy S y una tarifa de datos básica, con diferentes compañías. Barajo varias opciones:

  • Movistar
  • Vodafone
  • Orange
  • Yoigo
  • Simyo, comprando el móvil de segunda mano por 250 euros

El resultado no es muy sorprendente: lo más barato con diferencia era comprar el móvil de segunda mano y quedarme en Simyo.

Comprando el móvil nuevo libre, no había mucha diferencia entre las opciones, salvo que en algunas compañías este móvil sólo lo ofrecían con las tarifas caras, que no me interesan. Aun así, con Simyo y un móvil nuevo o de segunda mano tienes la ventaja de no tener permanencia.

Finalmente me quedé con Simyo y me compré el Galaxy S por 220 euros, completamente nuevo, sin uso, comprado dos meses antes y con su factura y garantía de la fábrica. Los 300 MB gratis de Simyo me van sobrados para los ratos en que no estoy enganchado a una wifi. Si alguna vez me paso de los 300MB, el coste es 3 euros por cada 100 MB adicionales, lo cual no está mal: 500MB me saldrían más baratos que el bono 8 de Yoigo.

Se podría pensar que hago propaganda de Simyo, pero no es así, sólo doy una opinión favorable porque hoy por hoy es una tarifa que va muy bien a mis necesidades y es mucho más económica que las alternativas.

Por cierto, si esta información te resulta útil y quieres hacerte cliente de Simyo, mándame un mensaje con tu correo electrónico. Si te haces de Simyo por invitación obtendrás saldo gratis (y yo también).